Mejora tu Branding - Evita Errores...

martes, agosto 02, 2016



Cuando pensamos de buen Branding, se viene a la mente Coca Cola y sus distintivas letras rojas, la famosísima manzana de Apple o la palomita de Nike y su lema inspirador “Just do it”.

Pero como un negocio pequeño, pensar en la cantidad de dinero y tiempo que estas marcas han invertido en su icónica imagen puede resultar abrumador.
En la realidad, es mucho más fácil de lo que muchos de ustedes se imaginan.

Mejora el Branding de tu negocio evitando estos 7 errores.



1. No entender el poder de la marca

Tener una marca fuerte tiene una infinidad de ventajas. Empezando por la más importante: los ingresos.
Por ejemplo, cuando una persona piensa en un refrescante Frapuccino, piensa en Starbucks (la mayor parte de las veces). El objetivo es lograr esa relación inmediata que hacen los clientes con cierto producto o servicio.

Definir una marca también es muy valioso para el SEO (Search Engine Optimization). Es algo así como un secreto no tan secreto que a Google le gusta darle prioridad a las publicaciones con Marcas en sus resultados de búsqueda orgánicos. Esto debido a que es más probable que los visitantes den click en un anuncio que contiene el nombre de una marca. Más clicks tienden a resultar en clientes más felices.

Entonces, enfocarte en construir una marca solida definitivamente va resultar en más ventas y tráfico hacia tu negocio.

2. No establecer guías de identidad definidas.

Ahora que el director del negocio decide que tienen que esforzarse más en desarrollar una marca, ¿Qué sigue? ¿Qué hay que hacer? Lo primero a la hora de crear una identidad de marca, es definir guías claras que cubran los siguientes elementos (puede haber otros relevantes para tu negocio que tengas que agregar a esta lista).

• Logo (El logo principal y variaciones que puedan usar en sus productos o comunicaciones)
• Colores de la marca
• Lema
• Fuentes y tipografías.
• La “voz” que se usa en las comunicaciones y material.
• Imágenes
• Mascota y representante.

Esta lista no está completa, puede haber otros elementos importantes para tu marca. Como por ejemplo, un equipo de Futbol también tendría que definir algunas porras o canticos. Si sientes que hay alguna característica que debas de incluir en estas guías de identidad, hazlo.

Lo peor que puedes hacer es evitar crear estos documentos. Sin estas guías tu marca no tendrá consistencia en su material y comunicación y tus esfuerzos por consolidar una marca no tendrán el mejor de los resultados.



Aquí podemos ver como Coca-Cola, ha seguido claramente sus guías de identidad, y como resultado son la bebida refrescante más vendida en el planeta.

3. Complicar de más tu marca.

Mira como el logo de Coca-Cola ha cambiado desde que fue creado en 1887. La fuente ha cambiado ligeramente, pero la imagen original del logo se ha mantenido prácticamente intacta por más de 129 años.

Los pequeños negocios pueden aprender una lección muy valiosa de este gigante de la industria de las bebidas. Cuando se está comenzando con el proceso de definir la identidad de una marca, puede ser muy tentador agregar más variables de las que son necesarias. Pero la realidad es que tu logo no necesita cinco colores diferentes. Tampoco necesita 6 elementos gráficos que representen cada brazo de tu compañía.

Elementos simples y limpios siempre son más fáciles de reconocer y recordar por los consumidores. Entonces asegúrate de no complicar de más los elementos de tu marca, sobre todo si no perteneces a una mega empresa.

4. Describir muy genéricamente tu marca

Claro, hay que mantener las cosas limpias y sencillas, pero tampoco hay que irnos a los extremos. Algunas empresas, en su intento de crear una marca muy sencilla y limpia, terminan con elementos de identidad muy vagos y que no explican nada sobre la compañía y la propuesta de valor.

Muy probablemente has visto ejemplos de empresas que en lugar de un slogan tienen frases como “Establecida en 1985”, equipo deportivo “de campeonato” o “servicio al cliente ganador de premios”. Claro, estas frases hablan bien de tu marca o producto, pero realmente no le dicen mucho al cliente sobre como los puedes ayudar a solucionar su problema.

Entonces, ¿cuál es la solución? Lenguaje, logos e imágenes claros. Para un buen ejemplo, mira la siguiente captura de pantalla de un procesador de pagos móvil Square. El logo de la empresa es idéntico a la forma de su producto. Además la propuesta de valor expresada por la empresa es clara “Start accepting credit cards today”, en español: “Comeinza a aceptar tarjetas de crédito hoy”.

5. Olvidar aplicar las guías de identidad definidas.

Ya te sentaste a crear cuidadosamente las guías de identidad de tu marca y comenzaste a implementarlas en todos los aspectos de la empresa. El marketing, diseño de empaques y los productos en sí son consistentes con estas guías. Pero después de dos meses, necesitas crear un anuncio para un nuevo producto que vas a lanzar, y piensas que sería buena idea incluir en el anuncio algunos colores que se salen de la paleta que habías definido. ¿Puedes hacerlo? Claro que sí. Pero ten en mente que cada vez que te desvías de las guías de identidad que definiste, estas diluyendo el poder de tu marca un poco. Cada que usas colores diferentes en tu marketing o comunicación, estas mostrándole a tus clientes una nueva imagen de tu marca, disminuyendo la fuerza de la asociación que ya habían hecho entre tu producto y tu marca.

6. No proteger la identidad de tu marca

Crear e implementar una guía de identidad de marca es solo la mitad de la batalla. Aparte de esto, necesitas estar monitoreando activamente en donde y como se usa tu imagen. Si no lo haces, después te puedes encontrar con un competidor usando un logo muy similar al tuyo, una página de internet usando tu logo sin colocar un link que dirija a tu página, o una empresa afiliada publicando anuncios usando tu logo con los colores equivocados.

Muchas veces estos problemas pueden ser menores y se solucionan con un correo electrónico o una llamada. Pero en algunos casos es necesario tomar acción legal si sientes que el mal uso de tu marca te está afectando considerablemente.

7. Hacer cambios en tu marca sin tomar en cuenta al cliente.

No hay nada de malo en renovar la imagen de una empresa. Siempre y cuando se haga de la forma correcta.

Hay que tener en mente que cada cambio que se hace en una marca establecida reduce la conexión que se tiene con los clientes. Es por eso que estos cambios se deben de hacer cuando las ventajas son mayores al riesgo de perder clientes. Y cuando decides hacer el cambio, hay que hacer una campaña de educar a los clientes sobre los cambios que se están haciendo.

Mientras que el branding es una parte del Marketing, no necesitas ser un experto en este tema para lograr buenos resultados. Evitar estos problemas y una idea clara de que es lo que quieres comunicar te ayudará muchísimo a crear la vital conexión con tu cliente ideal. Si no tienes el tiempo o la creatividad para aplicar estas enseñanzas, Mejora el Branding de tus negocios acercándote a los expertos.

You Might Also Like

0 comentarios

Síguenos en Facebook

Flickr Images