10 Tips Para Crear un Portafolio de Diseño Gráfico Profesional

martes, abril 05, 2016



En otras épocas existía la necesidad de tener un buen portafolio impreso y esperar a conseguir una oferta de trabajo si alguien miraba el anuncio. Por supuesto que podrías compartir tus proyectos en un sitio web propio o a través de las diferentes redes sociales, pero con eso no es suficiente para mostrar tu trabajo al máximo número de posibles clientes y además conseguir que destaque entre la multitud.
A continuación compartimos algunas ideas sobre cómo hacer un portafolio de diseño profesional visualmente atractivo y rentable.

1. Selección de trabajos de diseño gráfico a incluir

No necesariamente debemos incluir todos nuestros trabajos de diseño en el portafolio. Simplemente toma unas cuantas fotos y agrégalas con un título. Revisa con cuidado todas tus creaciones de tal manera que puedas excluir todos aquellos trabajos de los que no te sientas orgulloso o que consideres que no representan la calidad de tu trabajo.

Intenta que tu portafolio tenga un diseño limpio, sencillo, fácil de navegar y sobre todo que el contenido no sea abrumador. Se recomienda colocar aquellos diseños que se desean realizar. Es decir, si no buscas un determinado tipo de cliente no muestres ese tipo de trabajos en el portafolio.
Los usuarios tienen poca capacidad de atención, particularmente en la web, por lo que siempre es importante mostrar lo mejor, lo que no significa mostrarlo todo.



2. Selecciona tu trabajo más destacado

Nos referimos a los proyectos que sabes que tuvieron mucho más éxito, con las críticas más favorables y con los mejores resultados. Lo ideal es que el portafolio de un diseñador gráfico demuestre la calidad de lo que se puede crear a partir del propio portafolio mostrando lo mejor de lo mejor, incluso con una pequeña galería si un determinado proyecto fue todo un éxito.

3. Trabajos más creativos para exponer

Además de mostrar tu trabajo que más éxito tuvo, también deberías incluir aquella obra que más satisfacción te produjo y en el que se aprecia tu lado creativo y tu estilo. No tiene por qué ser el trabajo que más éxito tuvo, pero sí el más original y creativo y quizás del que más te sientas orgulloso como diseñador que eres.

4. Variedad de proyectos de diseño gráfico

En tu portafolio de diseño profesional trata de no incluir una sola forma de diseño. Esto no significa que todo no pueda funcionar de forma conjunta, sin embargo es importante que asegurarse de proyectar que el trabajo ha sido creado por un diseñador. Lo ideal es que incluyas una gran variedad de proyectos en tu portafolio y que todos los trabajos fluyan bien en su conjunto.



5. Cantidad de ejemplos de diseño

Para muchos puede ser una cuestión de calidad y no de cantidad, aunque si se trata de establecer una cantidad ideal ésta estaría entre 10 y 20 muestras. Volvemos a lo anterior, lo principal es que la atención de los posibles clientes se enfoque en las obras más importantes.
De hecho no es relevante lo amplio que sea tu catálogo, los clientes tendrán que dar un par de clics antes de pasar a la siguiente muestra.

6. Portafolio online y portafolio físico



En la actualidad la mayoría de diseñadores gráficos utilizan carteras online. Sin embargo también conviene crear un portafolio físico para ciertas ocasiones, como en una entrevista de trabajo. En este sentido, puedes optar por crear un portafolio con un diseño tipo revista que sea fácil de utilizar y que le permita al cliente acceder de inmediato a todos los proyectos más relevantes.

7. Portafolio en Alta resolución

Incluso si el portafolio es 100% online, nunca sabremos si será necesario disponer de un portafolio de diseño físico único o si será necesario imprimir cualquier pieza. Por ello, tener fotos de alta resolución de todos los proyectos es una gran idea incluso si no se está creando un portafolio. No solo eso, los primeros planos son perfectos para compartir en redes sociales ya que crean drama y le dan al portafolio un aspecto de alta calidad. Lo recomendable es rotar las piezas favoritas y mantener un buen equilibro entre todas ellas. También debes asegurarte de mantener un formato que sea coherente con el portafolio y de ser posible integrar una foto de gran tamaño que sobre salga de las demás.

8. Tendencias de diseño

Tanto las tendencias, las técnicas, así como las tecnologías, cambian rápidamente, por lo cual es recomendable no incluir trabajos demasiado antiguos. Lo ideal es mostrar los proyectos en los que se trabaja actualmente para dar a entender que estamos a la última en cuanto a las tendencias de diseño gráfico y diseño web se refiere.

9. Crear una marca personal

Una vez que hayas seleccionado las últimas piezas, es fundamental que te asegures de que estén bien relacionadas, es decir, que todas ellas en su conjunto formen tu marca. Hay que evitar por todos los medios que el portafolio parezca que contiene el trabajo de varios diseñadores. Por tanto, el portafolio debe tener una apariencia limpia y consistente.

10. Un portafolio interesante

Si solo tienes un PDF de una revista o un cartel que has diseñado intenta buscar en línea otros recursos que te permitan elaborar un portafolio más completo. El diseño de tu portafolio tiene que ser interesante y provocar el interés de los lectores.



Resultados

Finalmente si has diseñado una campaña de marketing es perfecto que la incluyas en el portafolio, detallando como se han medido los resultados y el éxito que se obtuvo. En algunos casos también conviene mostrar cómo se medirán los resultados para que los clientes puedan conocer estos detalles más al fondo. Hay que demostrar al posible cliente, que si contrata tus servicios, los resultados no se harán esperar. Eso sí, tampoco hay que tratar de engañar y ofrecer falsas expectativas.

Con todas estas recomendaciones de cómo hacer un buen portafolio el éxito seguro que está mucho más cerca.

You Might Also Like

0 comentarios

Síguenos en Facebook

Flickr Images